Sestri Levante es un pueblo rico en historia y cultura, famoso por la particular morfología de su territorio que siempre ha sido fuente de inspiración para poetas y escritores.El centro histórico lo domina dos bahías, la Baia delle Favole y la Baia del Silenzio, divididas por un istmo que une el promontorio, llamado “península”, con el continente.

Precisamente por eso el escritor Hans Christian Andersen, que visitó Sestri Levante en 1833, la rebautizó como “la ciudad de los dos mares”. La Bahía del Silencio, también llamada Portobello, debe su nombre a Giovanni Descalzo, escritor que nació y vivió en Sestri Levante, que la define poéticamente en 1919.

La “península”, la parte más antigua de Sestri, se caracteriza por sus calles estrechas, pavimentadas que se elevan desde el mar hasta las colinas y, callejones con nombres evocadores flanqueados por casas típicas de la Liguria; altas, coloridas y apoyadas entre sí para aprovechar el poco espacio disponible.

Sestri Levante: historia, senderos panorámicos y aperitivos con vistas.

 

Aquí el centro histórico recibe el nombre de “carugio” y se distingue por sus palacios con las fachadas pintadas, algunas enriquecidas por magníficos portales de pizarra que datan de la época medieval. Un bonito rincón pero poco conocido, encajado entre la Iglesia de San Pietro in Vicoli y la Torre dei Doganieri del siglo XVI, es la Piazzetta que lleva el nombre de Dina Bellotti. Conocida como “la pintora de los Papas”, amaba Sestri y durante el siglo XX se quedó allí por un largo periodo de tiempo.

Sestri Levante: historia, senderos panorámicos y aperitivos con vistas.

Sestri Levante no es solo mar: desde el centro parten unos senderos que permiten realizar itinerarios panorámicos en plena naturaleza. El más famoso es sin duda el camino que lleva a Punta Manara pasando por la casa que entre el 1.800 y el 1.900 dio a luz al “cartero de Kandinskij”, un joven cartero que también repartía correspondencia a muchos extranjeros que se alojaban en Sestri Levante en aquellos años, en busca del sol, el mar y el aire sano. Entre ellos, en diciembre de 1905 había un par de artistas: un ruso llamado Vassilij Kandinskij y su joven pareja alemanallamada Gabriele Munter. Se hospedaban en el Grande Albergo y, fue en aquel momento que pintó un cuadro, que actualmente se exhibe en el Museo Guggenheim de Nueva York, y que representaba a dos Leudi, barcos de pesca típicos de la Liguria, que se balancean en el mar de la Bahía de las Fábulas.

Sestri Levante: historia, senderos panorámicos y aperitivos con vistas.

Continuando se llega a Punta Manara, una magnífica colina sobre el mar que se extiende entre Sestri Levante y Riva Trigoso. Un pequeño desvío a lo largo de la ruta permite llegar a un lugar quizás menos turístico pero conocido por los Sestresi y llamado “Ciappa du Lu” (la piedra del lobo), una roca plana al pie del promontorio; un lugar un tanto salvaje y ahora poco popular, pero que en la década de los ‘60 albergaba un restaurante famoso por sus platos de pescado fresco. Entre la clientela, que llegaba por vía marítima, también se encontraban famosas personalidades de la jet set de la época. También es hermoso el camino que conduce a la Rocche di Sant’Anna, un evocador y panorámico conjunto de piedras ahora ruinosas que conforman los restos de la Iglesia de Sant’Anna del Salto, cuyos orígenes se pierden en el tiempo, entre historia y leyenda. La iglesia, probablemente del siglo XV / XVI, ubicada en un lugar expuesto a los agentes atmosféricos y erosionada por la lluvia y los vientos, se fue abandonando tras la construcción en 1805 de la carretera costera napoleónica. El banco entre las ruinas de la iglesia es maravilloso, perfecto para admirar el mar y los pueblos de los alrededores con vistas a la costa, hasta Portofino.

Sestri Levante: historia, senderos panorámicos y aperitivos con vistas.

Otro punto de vista privilegiado lo ofrece el cementerio de la iglesia de los Capuchinos, a lo largo de la Salita della Mandrella: desde la plaza frente al edificio la mirada se extiende entre las dos bahías y se detiene en la península. Desde aquí los atardeceres no tienen precio, con el sol iluminando las casas de Portobello y luego sumergiéndose en el mar.

Sestri Levante: historia, senderos panorámicos y aperitivos con vistas.

También son bonitos los poblados de Sestri Levante, como el pueblo de Trigoso, a pocos kilómetros del centro de la ciudad. Es maravilloso pasear por su creuze, dominado por casas coloridas con la ropa colgada como dicta la costumbre de Liguria, o pasar tiempo con algún gato solitario y admirar los hermosos viñedos circundantes.

Sestri Levante: historia, senderos panorámicos y aperitivos con vistas.

También merece la pena visitar la sugerente playa de Renà, que debe su nombre al cercano pueblo de pescadores, con el peñón de Asseau que se eleva no lejos de la costa.

Sestri Levante: historia, senderos panorámicos y aperitivos con vistas.

Pero después de ver tanta belleza también pensamos en satisfacer el paladar. Aquí, el desayuno se hace con focaccia “pucciata nel cappuccino”, que sabe mejor aún si se mira el mar. Perfecta vista la que se puede disfrutar sentado en las mesas del Bar Cutter, en Portobello.

Sestri Levante: historia, senderos panorámicos y aperitivos con vistas.

¿Y por qué no probar una buena fritura de anchoas?

Sestri Levante: historia, senderos panorámicos y aperitivos con vistas.

Las anchoas son la base de muchos platos típicos de la zona, como la sopa de pescado llamada Bagnun, a la que también se dedica una fiesta que tiene lugar en julio en el pueblo de Riva. El aperitivo con vistas por excelencia es el que ofrece el panorámico Hotel Vis a Vis, desde cuya  terraza se goza de unavista única y que abarca todo el pueblo de Sestri.

 

Sestri Levante: historia, senderos panorámicos y aperitivos con vistas.

During the summer season, the “aperitif in the lifeboat” organized by Ittiturismo Bistrò Mare cannot be missed: a glass of their wine, the Eroico, the calm waters of the Bay of Silence and Paradise is served.

Sestri Levante: historia, senderos panorámicos y aperitivos con vistas.

Durante la temporada de verano, no puede faltar el “aperitivo en el bote salvavidas” organizado por Ittiturismo Bistrò Mare: no tiene precio una copa de su vino, el Eroico, en las tranquilas aguas de la Bahía del Silencio y el Paraíso.

 

EN SESTRI LEVANTE CON ESTE LOOK

Romina Condemi

Sestri Levante: historia, senderos panorámicos y aperitivos con vistas.Romina, que siempre ha sido ligur, ama todo lo relacionado con el territorio, su historia y tradición. Docente, licenciada en Conservación del Patrimonio Cultural y especializada en Historia del Arte Contemporáneo, utiliza las redes sociales para promover el arte y el patrimonio histórico artístico pero también para realzar la belleza del paisaje y los placeres de la mesa. Puedes encontrarla fácilmente frente al mar mientras fotografía uno de sus “platos con vista”

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito

×
Back to Top