Journey to the south. Scilla: between legend and sea

Originariamente, lo que ahora llamamos Italia era solo la Calabria. De hecho, el nombre de nuestro país nació justo en la punta de la bota y desde esta pequeña curiosidad quiero empezar a hablaros de lo que yo, en cambio, simplemente llamo “casa”.

Scilla

Calabria es la región donde nací y crecí, donde nació y se crio mi familia y donde también me gustaría que mi futuro creciera. En la parte más meridional de Italia, Calabria es una tierra olvidada y auténtica, fuerte y angulosa, perfumada y abandonada. Una tierra escondida que vale la pena descubrir. Un poco como una búsqueda del tesoro: hay obstáculos y desafíos a los que enfrentarse, pero al final siempre encuentras un cofre lleno de lingotes de oro.

En esta región, y aquí tal vez se encuentra su característica más particular, se pueden encontrar playas caribeñas y altas montañas nevadas con una hora de distancia una de la otra. Solo aquí se puede optar por subir a la cima de una alta montaña y darse un baño en un mar cristalino el mismo día. Solo aquí, además, podrás sumergirte en el mar Jónico y el mar Tirreno sin necesidad de elegir, sino simplemente disfrutando de ambas costas.

Desde los parques nacionales de Sila, Pollino y Aspromonte, hasta los pueblos costeros de Tropea y Diamante; desde la antigua Grecia hasta las pequeñas comunidades albanesas; desde limones hasta chiles … quizás la parte más difícil es elegir por dónde empezar. Afortunadamente, sin embargo, tengo un par de ases bajo la manga para jugar, y uno de ellos se llama Scilla.

Calabria y la leyenda de Scilla

Scilla es un complejo turístico marítimo de la provincia de Reggio Calabria y situada en la parte más extrema de Calabria, donde comienza el estrecho de Messina y donde se puede saludar a Sicilia a simple vista. Su nombre deriva de un misterioso monstruo marino llamado por los griegos “Skýlla”, objeto de los mitos antiguos.

Cuenta la leyenda que Scilla era una hermosa ninfa de ojos azules a la que le encantaba bañarse en las playas de Zancle, la actual Messina. Un día Glauco, un dios del mar mitad hombre y mitad pez, la vio y se enamoró locamente, pero Scilla se asustó por la apariencia del dios y lo rechazó. Entonces Glauco recurrió a la hechicera Circe para conseguir una pócima de amor que hiciera que la ninfa se enamorara de él. Circe, que a su vez estaba enamorada de Glauco, decidió celosamente vengarse de la pobre ninfa preparando un brebaje malvado para verterlo en el mar cerca de la playa de Zancle. Cuando Scilla fue a bañarse al día siguiente, inmediatamente después de sumergirse en el agua, su cuerpo se convirtió en un monstruo terrible con seis cabezas de perro enormes y patas serpentinas muy largas. Para el horror Scilla se arrojó al mar y se fue a vivir a la cavidad de una roca cerca de la cueva que hoy lleva su nombre.

También según la leyenda, en el lado opuesto del estrecho de Messina, vivía otro monstruo marino con el nombre de “Caribdis”. Todos los barcos que pasaban por ese trozo de mar se encontraban con uno de los dos monstruos que generaban vientos y tormentas provocando la muerte de los marineros.


Calabria y la leyenda de Scilla
Calabria y la leyenda de Scilla

De estas antiguas leyendas, ahora solo hay una historia fascinante que escuchar mientras se camina por las calles del pueblo costero. Después de subir a la cima del promontorio de Scilla, desde donde se puede admirar Sicilia y una gran extensión de mar azul, es imprescindible una parada en el barrio de pescadores conocido como Chianalea.

Calabria y la leyenda de Scilla

Inmediatamente te darás cuenta de que Chianalea lo tiene todo para ser fotografiado, tus teléfonos móviles no tendrán ni un momento de respiro, de hecho, a cada paso podrás ver una vista irresistible del mar. Está la escalera de los besos, está la cerámica fuera de las puertas de las casas, las barcas amarradas, los pescadores ocupados recogiendo redes de pesca, las callejuelas estrechas y coloridas, los quioscos donde comer un delicioso bocadillo de pez espada y restaurantes con terrazas sobre el mar. Podrás beber una buena copa de vino fresco y comer pescado recién pescado bajo el sonido de las olas y con el aire salado en las manos.

.

Calabria y la leyenda de Scilla
Calabria y la leyenda de Scilla

Scilla es el lugar perfecto para dejarse encantar por la belleza más auténtica de Calabria: la hecha de sal y pesca y, de las puestas de sol sobre el mar que tiñen los horizontes de rosa.

 

Biografía:

Calabria y la leyenda de Scilla

Mi nombre es Francesca Notaro y nací a finales del 1992 en Catanzaro, entre brindis con vino espumoso y buenas intenciones. Crecí en Calabria y a los 18 me fui sola a estudiar primero a Florencia y luego a Milán, dos ciudades diferentes pero hermosas que siempre me han estimulado. Me he mudado 13 veces, acumulado mudanzas, maletas y cajas a lo largo de mi vida, pero nunca he perdido pedazos de mí misma. Me he graduado en Comunicación y Periodismo, y un máster en Cooperación Internacional. Trabajo para una editorial y en mi cuenta de Instagram (@fra_not) cuento mi vida hecha de escritura, libros y naturaleza. El destino me ha devuelto al punto de partida de mis sueños: a la Calabria; y desde aquí dejo que la vida me sorprenda y me regale un poco de belleza todos los días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito

Overlay Image

×
Back to Top